¿Meditamos?

Cuando algunas amigas me hablaban de Meditar, no le daba importancia alguna, ni consideraba que fuera algo tan beneficioso como es.

Hoy día no he llegado a convertirlo aún en un hábito, pero esa es mi meta. Meditar regularmente, de tal forma que sea una acción más en mi lista diaria de cosas que tengo que hacer, tenemos que imponer esta disciplina, y  más en el mundo que nos movemos actualmente.

Cuando intenté por primera vez meditar me costó la misma vida, no paraba en mi mente de aparecer ideas, personas, imágenes, que hacían que me pusiera incluso más nerviosa. Poco a poco, fui documentándome y leyendo sobre la Meditación, al mismo tiempo que escuchaba meditaciones guiadas que ayudan muchísimo, al menos a mí sí.

El término en sí es una práctica que incluye técnicas para mejorar la relajación, construir energía interna ó fuerza de vida (qi) y desarrollar compasión, amor, paciencia, generosidad y perdón.

Toma demasiados significados dependiendo del contexto, y fuerte componente de numerosas religiones y creencias.

Creo que es uno de los hábitos que más pueden cambiar la visión y desarrollo de una persona, ayudando a abrir mucho más la conciencia.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, miles de pensamientos recorren nuestra mente, incluso mientras dormimos, manteniendo nuestro cerebro funcionando 24 horas al día. Eso no sería un problema si ese aluvión de pensamientos fuera compatible con el equilibrio y la serenidad que necesitamos para vivir en un estado de bienestar psíquico y emocional. Sin embargo, muchas personas se ven incapaces de manejar ese día a día y se sienten arrollados por las innumerables responsabilidades asociadas al trabajo, la familia o las relaciones personales.

IMG_7073

Pero, ¿cómo podemos enfrentarnos a este trajín en el que vivimos con la paz interior que necesitamos? La respuesta está en las técnicas de meditación.

He extraído del libro Serenidad Mental (Obelisco, 2011) de Miriam Subirana, un breve resumen sobre cómo realizar una meditación básica:

1. Encontrar un lugar tranquilo y acogedor. Poner una luz tenue y música suave pueden ayudar a conseguir crear el ambiente adecuado.

2. Sentarse en el suelo con la espalda recta, pero sin tensiones, respirando hondo y manteniendo los hombros y brazos relajados.

3. Con los ojos abiertos, elegir un punto enfrente y dejar ahí la mirada, mientras poco a poco todas las distracciones van desapareciendo.

4. Observar los pensamientos sin juzgarlos ni retenerlos, solo observándolos.

5. A continuación, crear pensamientos e imágenes positivas de uno mismo, visualizarlos y mantenerlos durante unos minutos.

6. Para terminar, cerrar los ojos unos instantes creando un silencio completo.

Es muy importante intentar realizar la Meditación a la misma hora del día, ya sea a primera hora de la mañana, cuando aún todos en casa duermen, ó al final del día cuando todos van a la cama. Debes encontrar un espacio en tu casa donde puedas estar tranquila, sin ruidos y cómoda. 

Adquirir la costumbre de practicar meditación requiere constancia, dedicación y paciencia, ya que antes de que podamos ser testigos de sus efectos a corto plazo, es necesario que pase algún tiempo. De hecho, según Subirana,21 días es lo que tardan en aparecer los primeros síntomas de que algo está cambiando en nuestro interior”.

Beneficios-de-la-meditación

Sonríe a la vida

ByChere

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s